23.17: Utopías de alteridad

No cabe duda que vivimos en una burbuja, rodeados de ilusiones sobre cómo es y de qué maneras funciona de verdad el mundo y sus menesteres. Creemos en una realidad que nos inventamos para autocomplacernos y esperamos en lo más hondo de nuestro corazón que estemos equivocados y que sí, que verdaderamente tengamos una misión, o que nuestro paso por este universo tenga algún sentido, el que sea. Sin duda queremos significar algo para alguien, llámese nuestros papás, nuestros hijos, o nuestro dios. Es lo mismo. Queremos no ser nada más un saco de tripas, carne y huesos, o unos cómicos simios parlanchines que viajan por el espacio sideral sobre una roca flotante.

Eso es lo mejor de estar vivos: que nuestra existencia no tenga sentido alguno. Que no, que no estemos aquí para nada de eso que decimos o pensamos, que no tengamos que ser de tal o cual manera. Que nada esté dicho ni sea definitivo, más que aquello que está dicho y es definitivo, como la muerte, la gravedad, o el amor. Y que a pesar de esas diferencias y diversidades de la cultura y de la verdad, porque es bien cierto eso que dicen que cada cabeza es un mundo, o que nadie escarmienta en cabeza ajena… ¡cuánta verdad! Decía, que a pesar de esas diversidades, el poder entendernos y comunicarnos… Es una gran hazaña. Es lo que nos convierte en una especie de verdad.

Pero siempre es difícil que alguien entienda tus mensajes. Esa habilidad de comunicarnos cada vez queda más sepultada, entre las urgencias de nuestras etéreas ilusiones (“¡Pronto! ¡Antes de que se evaporen!”). Eso no nos quita las ganas de ir por la vida esperando que alguien más nos entienda, y se ría de nuestros chistes, y nos mire hasta lo más profundo de nuestras almas, y baile los mismo pasos que yo, y le de like a mis memes en faceboook…

“Ese es mi problema: Siempre volvemos a amar”.

No hablo solo del amor de pareja, o del amor de familia. Me refiero al Amor, en general, ese misterioso lenguaje con el que está programado el Universo, eso que nos une y nos amarra, que nos da forma y nos otorga justo eso: sentido. Es lo que mantiene nuestras moléculas juntas, y nuestra piel sobre nuestra carne, y nuestros pies sobre nuestra tierra, y nuestro aire dentro de nuestros pulmones, y nuestra sangre dentro de nuestras venas. Es eso que hace que la materia se une y cobre forma, en vez de salir desparramada por todos los rincones del cosmos.

Por eso todas las historias hablan del amor. Amar a nuestras madres, a nuestros hermanos, a nuestros prójimos, amarse a sí mismo o poliamar a todo el mundo; amar la libertad, amar la esclavitud, pero amar, siempre amar. El héroe siempre triunfará sobre cualquier peligro, siempre y cuando el amor inunde su corazón (o se ilumine, o alcance el séptimo sentido, o resucite, o lo que sea que tenga que hacer para decirnos, “wow, aquí hay amor”).

A pesar de esto, hay miles, o tal vez millones, de estas historias. De esta misma historia, quiero decir. Lo que, creo yo, hay que hacer, es buscar, escuchar otras historias parecidas, aprender (quizá en esta variación vemos algo que en nuestra historia no aparecía a simple vista), enseñar, intentar comunicarnos con esa historia (“¿entonces tu princesa es como mi príncipe? ¿Y tu bruja como mi genio malvado?”), concentrándonos en las similitudes antes que en las diversidades (aunque también reconociendo que no tiene ninguna importancia ser princesa o príncipe, ni bruja o genio malvado, sino más bien el rol del personaje dentro de la historia), y logrando construir comunidades más maduras, comprometidas con el bienestar de sus habitantes.

Creo que somos más los que hablamos el lenguaje del Amor. Creo que el Sistema (que es mi archivilleno por excelencia) nos intenta confundir con el discurso de la individualidad. Creo que la individualidad solo es valiosa en el contexto de la comunidad, sin la cual no puede ser configurada, ni transmitida, ni desarrollada. Creo que hay más gente allá afuera que me entiende de la que yo jamás podría esperar… Solo es cuestión de aprender a comunicarnos…

Cambio y fuera.

~kosmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s