Bitácora Onírica: 16.10.29, 5:50hrs

Tuve un sueño de lo más extraño.

¡Peligro! En algún momento, el sueño será perturbadoramente gráfico. Si usted es sensible, evite leer…

Era una noche de fiesta, justo como la de ayer en el mundo real. Llegaba a un departamento en un edificio, y en el mismo piso había dos fiestas más, una de ellas era la más concurrida (obvio no la mía), de adolescentes tomando lechuguillas (unas bebidas frías de sabores, en bolsa, sin alcohol), en los pasillos del piso, que tenía un gran patio central al cual jamás me asomé.

En la fiesta a la que yo iba, estaban pidiendo accesos acreditados, por lo que había que hacer una fila para entrar. Era como una fiesta de reporteros, algo así. Llegaba yo solo, sin Wardo, aunque sabía que vendría más tarde. El departamento era grande y había música suave puesta en un gran televisor en medio de la sala. Y ahí estaba, el ex de exes: Un muchacho muy mezclado con elementos de algunas de mis parejas sexuales pasadas. Medio cara de bobo, medio mamadito, medio madurillo, medio peludillo, pero en definitiva, era alguien construido por mi subconsciente. Yo actuaba de lo más normal al verlo, pero él insistía en que, en lo que llegaba mi vato, conviviera con él. Hasta en mis sueños causo ese efecto…

Las demás personas de la fiesta no parecían hacerme mucho caso, entre las que se encontraban, la hermana de mi ex “oficial”, y su marido, el Nene, que por alguna razón se iban a dormir un rato en una de las recámaras. Y yo me quedaba con este sujeto híbrido, solos en una cama, él desnudo, muy triste y deprimido, y yo que siempre he de ser un buen samaritano, me acostaba a su lado para consolarlo. Lo mejor es que estaba musculoso y así.

Acá empieza la parte muy gráfica… No digan que no advertí…

Entonces que yo me excitaba de pronto, y le quería hacer un poco de rimming, así que acercaba mi cara a su trasero, y él se empinaba para permitirme el paso… Pero su ano estaba demasiado dilatado, tanto, que yo veía restos de cáscaras de huevo adentro. Pensaba, “bueno, pues ya qué”, y estaba decidido a acercarme, pero él entonces dilataba más su ano, pues le excitaba tener mi cara respirándole cerca, y yo podía ver a través de él su intestino completo, repleto de cascarones de huevo rotos, sin digerir… Luego, en un movimiento de lo más extraño, todo su intestino se abrió a lo largo de su cuerpo, todo él repleto de cascarones, se puso de pie encima de mí, “¿qué pasa?”, cuando me empezaron a caer los pedazos de huevo y cascarones encima…

En eso llegaban más invitados a la fiesta, entre los cuales, venía, presuntamente, mi vato, y este extraño sujeto sobrenatural me mandaba a bañar en chinga. Me daba una toalla y me decía, “vete a bañar, córrele”. Mientras entraba en el baño, la muchacha esta, hermana de mi ex, se escuchaba al otro lado de la habitación, preguntando por mí: “¿Ya se despertó el  Dani?”

Y en ese momento, desperté.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s